615.969.790
615.969.790
615.969.790

EL EFECTO PIGMALIÓN Y LA INDEFENSIÓN APRENDIDA

Bajo estos dos términos tan grandilocuentes se encuentra, en muchos casos, parte de la fuente donde beben el fracaso o el éxito. Son dos procesos que afectan al desarrollo de los niños y jóvenes, pero también nos afecta a los adultos. Sin conocer su nombre, seguro que, en algún momento, lo has vivido o incluso has ayudado a que se diera.

Vamos a conceptualizar dichos términos:

Efecto Pigmalión

Es un término que está tomando mucha importancia entre los formadores de grandes empresas. “Las expectativas positivas de los directivos sobre sus empleados consiguen que el rendimiento sea más alto”.

El efecto pigmalión hace referencia a que las altas expectativas y creencias que una persona tenga sobre otra, influye en el rendimiento de esta última.

También se la conoce como la “profecía autocumplida” cuando las expectativas provienen del propio individuo (Efecto Galatea).

¿Cuál es el proceso que subyace al efecto Pigmalión?

Robert Rosenthal y Lenore Jacobson realizaron una investigación sobre este efecto en una escuela de California. La prueba era sencilla, consistió en pasar a los niños y niñas unos test de coeficiente intelectual. Posteriormente le dijeron al profesorado cuáles de los niños iban a destacar y tener mejores notas académicos y cuales no. Lo cierto es que ellos habían elegido al azar a los niños “etiquetados”. Al finalizar el curso, aquellos niños que habían sido considerados como “mejores” obtuvieron un rendimiento mayor.

¿Qué había pasado?

Los profesores se crearon “altas expectativas” en relación a los niños “más capaces” y por tanto, actuaron para que estas expectativas se cumplieran. Los autores de la investigación observaron cuatro cambios:

  • Se genera un clima emocional más cercano: miradas, gestos, tono de la voz…
  • Se les enseñaba más cantidad de materia (suponiendo que tenían capacidad para asimilarla)
  • Se les preguntaba más a menudo y con más dificultad, dándoles más tiempo para responder.
  • Se les elogiaba más, se les alentaba y animaba a conseguir mejores resultados.

El efecto Pigmalión positivo ayuda a desarrollar plenamente todas las capacidades de los niños.

¿Ocurre lo mismo en casa?

Nosotros como padres y madres, estamos ayudando a nuestros hijos a desarrollar su autoconcepto, su autoestima; por tanto, todo lo que le digamos de forma positiva sobre su persona, el niño lo integrará y crecerá más confiado y sintiéndose más capaz.

Por supuesto que nuestras expectativas tienen que ser reales y acordes a la personalidad de nuestro hijo, porque si las expectativas que tenemos son muy altas y están fuera de su alcance, conseguiremos que el efecto sea el contrario.

¿Qué es el efecto Pigmalión negativo?

Al contrario que con el efecto Pigmalión positivo donde la autoestima de los chicos aumenta según van depositando en él la confianza de que conseguirá nuevas metas, en este caso, la autoestima baja el niño o niña se siente totalmente desmotivado por creerse incapaz de cumplir lo que se espera de él o ella.

Ejemplos de frases negativas que como adultos les decimos a los niños.

  • “Si no haces los deberes, no llegarás a nada en la vida.”
  • “No paras, así cómo vas a aprender algo”…
  • “Vas a ser un fracasado”
  • “Así, no vas a llegar a nada”
  • “Vas a convertirte en un parásito”

Si como adultos tuviéramos un jefe, directivo o compañero que nos dijera frases negativas de este estilo, seguro que nos sentiríamos totalmente fracasados. El profesorado y los padres debemos evitar este tipo de comentarios que tienen unos efectos nocivos sobre los niños y jóvenes.

Debemos explorar nuevas formas de comunicarnos para que nuestro mensaje llegue correctamente al niño y no dañe su autoestima y autoconfianza. Creer en su potencial y hacerlos sentir que creemos en ellos será importante para su progreso.

La indefensión aprendida

La indefensión aprendida es una teoría desarrollada por Seligman. Sus estudios comenzaron en animales, pero posteriormente aplicó este modelo a la conducta humana.

Seligman comprobó que cuando unos perros recibían una pequeña descarga eléctrica y no se les permitía huir de ellas, asumían que no podían hacer nada por cambiar la situación y, por tanto, cuando se les permitía escapar, no lo hacían, cayendo en algo parecido a una “depresión”. Entendemos por indefensión aprendida, un estado psicológico que se da cuando un sujeto percibe que los sucesos que le rodean son incontrolables, es decir, no tiene posibilidad de cambiarlo.

¿Qué ocurre en las aulas?

En el caso del alumnado, al considerar que nada está bajo su control, que no puede hacer nada por cambiar su situación, se produce un estado de desmotivación y por tanto, una falta de interés por el proceso de aprendizaje.

Seligman señala como consecuencias negativas de la indefensión aprendida los siguientes rasgos:

  • Falta de motivación a la hora de actuar en otras áreas donde el sujeto si tenía capacidad de control.
  • Estado emocional de miedo y ansiedad tras la experimentación de la falta de control.
  • Dificultad para aprender nuevas situaciones donde si podía actuar.

Por tanto, es muy importante el mensaje que trasmite el profesorado. Debemos centrarnos en el alumno, es cuáles son sus intereses, sus inquietudes, motivarles y retarles para que el aprendizaje no le resulte aburrido.

Incluir en el aula el aprendizaje cooperativo, el aprendizaje por proyectos, se consigue un cambio emocional en el alumnado.

Debemos fortalecer tanto en nuestros hijos como en el alumnado su autoestima, autosuficiencia, hacerlos sentirse fuertes y capaces. Por otro lado, debemos enseñarles a gestionar sus emociones. El no conseguir un objetivo puede llevar al niño a la “frustración” que puede transformarse en “ira” de no saber encauzarla.

A modo de conclusión, aquí tenemos dos efectos que se pueden dar en el aula y también fuera del aula. Los adultos debemos generar en los niños y adolescentes buenas expectativas alcanzables y evitar palabras que menoscaben su autoestima.

Les dejo el enlace de un vídeo donde una profesora consigue, en menos de 5 minutos, provocar en la mitad de sus alumnos, LA INDEFENSIÓN APRENDIDA.

Video donde puedes ver como una profesora, en menos de cinco minutos, provoca en la mitad de sus alumnos la indefensión aprendida.

0 Comments

No Comment.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Configuracion de Privacidad

Cuando visitas cualquier sitio web, puede guardar información a través de tu navegador, normalmente en forma de cookie. Controla desde aquí tus opciones referentes al servicio de cookies.


Para el correcto funcionamiento de esta web, utilizamos las siguientes cookies necesarias técnicamente.
  • wordpress_
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_test_cookie
  • wp-settings-
  • wp-settings-time-
  • vchideactivationmsg_vc11
  • wp-saving-post

Necesarias para mejorar la navegación en la web
  • redux_current_tab
  • redux_current_tab_get
  • knp_landing

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios